¡Pechugas de pollo siempre jugosas!

plato de comida con una pechuga de pollo

Cocinar pollo siempre es un reto, muchas veces queda seco, o para mantenerlo jugoso, el pollo no queda muy bien cocinado, más bien crudo y así como que no sabe bien un pollo que debería ser delicioso.

La verdad es que unos aman la carne de pollo, ya que es fácil de comer y no tiene grasa, otros no las aman ya que les parece una carne seca e insípida. Pero aquí te vamos a enseñar a conseguir pechugas de pollo siempre jugosas, y fácilmente.

pechuga de pollo cruda

No olvidemos que toda buena comida debe de ir bien acompañada por una buena bebida, por eso te recordamos algunas que sin duda te van a gustar, también es una buena idea hacer una deliciosa agua fresca de frutas.

¿Qué vamos a necesitar?

  • Pechuga de pollo de tamaño medio entera
  • Mazo de cocina (o un vaso o un frasco de cristal)
  • Sartén con tapa que ajuste muy bien
  • Aceite (opcional, si la sartén es antiadherente no hace falta)
  • Sal y condimentos al gusto
  • Un reloj o cronómetro

A cocinar la pechuga de pollo

Prepara una buena sartén, en caso de que no tengas una que te convenza, ya que se pegan las cosas, o ya está muy “usada”, ya puedes considerar en conseguir una nueva y darle un descanso a la vieja sartén que te ha servido tan bien.

Para evitar un posible gasto fuerte, te recomiendo que veas tu tarjeta de puntos y artículos en promoción, algunas recompensas te dan 3 meses sin intereses en tus compras, o en este caso puede que una sartén de buena calidad.

El aprovechar estos puntos de las tarjetas o los sistemas de recompensa, nos van a ayudar a equipar la cocina poco a poco y sin que tengamos que gastar tanto, ya sabes, cuidar la economía personal y/o familiar nunca va de sobra.

Así que, más vale revisar y usar los puntos, ahora, a los pasos a seguir para cocinar esta deliciosa pechuga de pollo.

  • Golpear la pechuga con el mazo o bien con el culo de un vaso o frasco de cristal para aplastarla un poco.
  • Salarla y condimentarla al gusto.
  • Poner a calentar la sartén a fuego alto con un poco de aceite si no es antiadherente.
  • Cuando esté caliente, echamos nuestra pechuga y la cocinamos durante aproximadamente medio minuto por cada lado para que se selle la superficie.
  • Tapamos la sartén, bajamos el fuego a algo menos de la mitad y lo dejamos así 10 minutos de reloj sin tocar nada (ni abrir la tapa, ni tocar el fuego ni nada).
  • Pasados los 10 minutos, apagamos el fuego y, sin destapar, lo dejamos 10 minutos más para que termine de hacerse con el vapor que se ha ido acumulando en la tapa.

¿Se lee bastante simple no es así? Y lo es, pero si aun así necesitas una ayuda algo más visual también te tenemos cubierto, he aquí un vídeo que te podrá ayudar en el proceso.

Lo importante es no darse por vencido, el pollo es una comida muy satisfactoria en sabor y en el cocinarlo.