Nueva modalidad de compras y pagos

Compras electrónicas

Por qué casi todas las compras deberían hacerse con una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito son cómodas y seguras para realizar tus compras, ayudan a crear crédito, facilitan la elaboración de presupuestos y permiten obtener recompensas. Y no, no tienes que endeudarte ni pagar intereses.

El efectivo solía ser el rey. La gente pagaba sus compras cotidianas en efectivo o con cheques (que son funcionalmente equivalentes al efectivo), y guardaba las tarjetas de crédito para las compras grandes y poco frecuentes, si es que las tenía. Hoy en día, las tarjetas de crédito se aceptan en casi todas partes, y algunas personas no llevan nunca dinero en efectivo.

En general, se recomienda pagar con tarjeta de crédito siempre que sea posible:

  • Las tarjetas de crédito son más seguras de llevar que el efectivo y ofrecen mayor protección contra el fraude que las de débito.
  • Puedes ganar importantes recompensas sin cambiar tus hábitos de gasto.
  • Es más fácil hacer un seguimiento de tus gastos.
  • El uso responsable de las tarjetas de crédito es una de las formas más fáciles y rápidas de crear crédito.

Utilizar las tarjetas de crédito no significa endeudarse.

Realiza tus compras online

Gasta el dinero como lo harías normalmente, paga el total de tu saldo cada mes, y obtendrás todos los beneficios de tarjeta de crédito sin tener nunca deudas ni pagar un peso de intereses.

Las tarjetas de crédito son más seguras de llevar y utilizar

Si pierdes la cartera o te la roban, es casi seguro que el dinero en efectivo que llevabas encima desaparece para siempre. Sin embargo, si los ladrones se lanzan a gastar con tus tarjetas de crédito, por lo general tu no serás responsable de las compras fraudulentas. Puedes llevar algún tiempo resolver el lío resultante, pero no perderás nada de tu dinero.

Las tarjetas de débito también suponen un riesgo. Cuando tu tarjeta de crédito se utiliza de forma fraudulenta, es el emisor de la tarjeta el que pierde dinero. Cuando tu tarjeta de débito se utiliza de forma fraudulenta, el dinero sale de tu cuenta bancaria. Suponiendo que denuncies el fraude con prontitud, deberías recuperar tu dinero, en algún momento. Puedes pasar un tiempo hasta que se solucione el problema. Durante ese tiempo, los cheques pueden rebotar, los pagos automáticos pueden ser rechazados por falta de fondos, y puede que te cueste cubrir tus facturas.

Las tarjetas de crédito dan recompensas fáciles

Las recompensas de tarjeta de crédito existen para animarte a utilizar tu tarjeta de crédito, y son muy persuasivas. Con una simple tarjeta de tarifa plana que pagues la misma cantidad en cada compra, puedes recuperar el 1,5% o incluso el 2% de cada peso que gastes, ya sea en efectivo o en forma de puntos o km para canjear por viajes u otras cosas. Si gastas 10.000 pesos al mes, podrías ganar muchos pesos al año sin ningún esfuerzo especial.

Otras tarjetas ofrecen mayores recompensas en categorías de gasto específicas, como comestibles, gasolina o restaurantes. Combina un puñado de tarjetas y podrás ampliar tus recompensas considerablemente.

Tarjetas para pagos de tus compras

Leer también:  ¿Por qué tener una cuenta de ahorro?

Las tarjetas de crédito te ayudan a controlar los gastos

Controlar tu presupuesto puede ser un reto independientemente de cómo gastes tu dinero. Pero averiguar dónde se ha gastado el dinero en efectivo es especialmente difícil. Si pierdes un recibo, a menudo no hay ningún otro registro de cuánto has gastado y dónde lo has hecho. ¿Cheques? Si te olvidas de anotar uno en el registro de cheques, tendrás que esperar a que el destinatario lo cobre para poder rastrearlo (y algunas personas tienen fama de retener los cheques durante meses).

Con las tarjetas de crédito, todo aparece en tu cuenta online casi en tiempo real. Además, muchos emisores clasifican automáticamente las compras según el comerciante.