¿Cómo presupuestar dinero?

presupuestar finanzas

Divide tus ingresos entre las necesidades, los deseos, los ahorros y el pago de deudas, para presupuestar todos tus ingresos, utilizando el presupuesto 50/30/20.

Si tengo un sueldo neto de, por ejemplo, 20,000 pesos al mes, ¿Cómo puedo pagar la vivienda, la comida, el seguro, la atención sanitaria, el pago de la deuda y la diversión sin quedarme sin dinero? Es mucho para cubrir con una cantidad limitada, y esto es un juego de suma cero.

La respuesta es hacer un presupuesto.

¿Qué es un presupuesto? Un presupuesto es un plan para cada dólar que tienes. También puedes optar por solicitar tarjeta de crédito, para dividir tus gastos en mensualidades o bien, pagar todas tus deudas a fin de mes. Ningún proceso es mágico, pero representa más libertad financiera y una vida con mucho menos estrés. A continuación te explicamos cómo elaborar uno.

Cómo presupuestar el dinero

  • Calcula tus ingresos mensuales, elige un método de presupuestación y controla tu progreso.
  • Prueba la regla 50/30/20 como marco presupuestario sencillo.
  • Destina hasta el 50% de tus ingresos a las necesidades.
  • Deja el 30% de tus ingresos para los deseos.
  • Dedica el 20% de tus ingresos al ahorro y al pago de deudas.

Comprender el proceso presupuestario

presupuestar ingresos

Calcula tus ingresos después de impuestos

Si tienes una nómina normal, probablemente sea la cantidad que recibes, pero si tienes deducciones automáticas para un 401(k), ahorros y seguros de salud y de vida, añádelas para tener una idea real de tus ahorros y gastos. Si tienes otros tipos de ingresos (quizá ganes dinero con trabajos paralelos) resta todo lo que los reduzca, como los impuestos y los gastos del negocio.

Elige un plan presupuestario

Cualquier presupuesto debe cubrir todas tus necesidades, algunos de tus deseos y (esto es clave) los ahorros para emergencias y el futuro. Algunos ejemplos de planes presupuestarios son el sistema de sobres y el presupuesto basado en cero.

Revisa tu presupuesto cuando sea necesario

Tus ingresos, gastos y prioridades cambiarán con el tiempo. Ajusta tu presupuesto en consecuencia, pero ten siempre uno. Si te cuesta mantener tu plan, prueba estos consejos para elaborar un presupuesto.

Prueba un plan presupuestario sencillo

Recomendamos el popular presupuesto 50/30/20 para maximizar tu dinero. En él, gastas aproximadamente el 50% de tu dinero después de impuestos en necesidades, no más del 30% en deseos, y al menos el 20% en ahorros, pago de créditos o deudas.

Nos gusta la simplicidad de este plan. A largo plazo, alguien que siga estas pautas tendrá una deuda manejable, espacio para darse un capricho de vez en cuando y ahorros para pagar gastos irregulares o inesperados y jubilarse cómodamente.

presupuestar ingresos

Deje hasta el 50% de tus ingresos para las necesidades

Tus necesidades deben incluir:

  • Comestibles.
  • Vivienda.
  • Servicios básicos.
  • El transporte.
  • Los seguros.
  • Pagos mínimos del préstamo. Todo lo que supere el mínimo va a la categoría de ahorro y pago de la deuda.
  • Cuidado de niños u otros gastos que necesites para poder trabajar.
  • Si tus necesidades absolutas superan la marca del 50%, es posible que tengas que recurrir a la parte de “deseos” de tu presupuesto durante un tiempo. No es el fin del mundo, pero tendrás que ajustar tus gastos.
  • Aunque tus necesidades estén por debajo del límite del 50%, es inteligente revisar de vez en cuando estos gastos fijos. Puedes encontrar un mejor plan de telefonía móvil, una oportunidad para refinanciar tu hipoteca o un seguro de coche más barato. Eso te deja más margen de maniobra en otros aspectos.

Deja el 30% de tus ingresos para los deseos

Separar los deseos de las necesidades puede ser difícil. Pero, en general, las necesidades son esenciales para vivir y trabajar. Los deseos típicos son las cenas fuera, los regalos, los viajes y el ocio.

No siempre es fácil decidir. ¿Las visitas al spa (incluyendo las propinas por un masaje) son un deseo o una necesidad? ¿Y los alimentos ecológicos? Las decisiones varían de una persona a otra.

Si estás ansioso por salir de la deuda lo más rápido posible, puedes decidir que tus deseos pueden esperar hasta que tengas algunos ahorros o tus deudas estén bajo control. Pero tu presupuesto no debe ser tan austero como para no poder comprar nada por diversión.

presupuestas sueldo

Todo presupuesto necesita tanto un margen de maniobra (quizás te olvidaste de un gasto o uno fue mayor de lo que habías previsto) como un dinero que tienes derecho a gastar como quieras.

Destina el 20% de tus ingresos al ahorro y al pago de deudas

Utiliza el 20% de tus ingresos después de impuestos para guardar algo para los imprevistos, ahorrar para el futuro y pagar las deudas. Asegúrate de pensar en el panorama financiero general; eso puede significar alternar entre el ahorro y el pago de la deuda para lograr tus objetivos más urgentes.